Ascensor

Cuando regresamos a casa de un viaje, del trabajo, o del colegio. Da igual de dónde. Cuando regresamos a casa en coche, ocurre algo bastante curioso. Podemos empezar a tener ganas de hacer pis a dos, tres o cuatro horas de llegar, y aguantamos. Ahora bien, cuando estamos en el rellano las ganas aumentan y las probabilidades de mearnos en el ascensor son enormes. No sé porque, pero es así, es estar a punto de llegar al destino y no poder más. Y no, no podemos mearnos en el ascensor.

A mí me pasa algo parecido, a mí y a mis padres. Y es que, cuando en septiembre me decían que tuviese paciencia, que en 6-9 meses estaría mejor, que no habría visión doble, que podría ser autónoma. Lo llevé bien, bastante bien diría yo.

Estamos en mayo, quinto mes del año, han pasado esos 9 meses desde mi segundo alta, y la desesperación se empieza a apoderar de mí. 

No es solo que la biopsia cerebral fuera un retraso en mi mejoría. Sino que cuando yo pensaba que mi oculista me iba a dar fecha para operarme la vista y ver bien, al fin, acabar de una vez por todas con la visión doble. Resulta, que primero me tiene que poner Botox para saber bien a qué operación debo someterme. Y yo digo, vale venga, hay que aguantar un poco más. Pero es que por si fuera poco haber tenido Chiari. Ahora resulta que tengo un Glioma Molecular Difuso, células malignas en mi cerebelo que hay que matar o se podrían convertir en un tumor. Y a las puertas del que pensé iba a ser mi mejor verano, me tengo que someter a radioterapia.

Así que sí, han pasado nueve meses y sigo viendo doble. La parte izquierda de mi cuerpo no funciona como debería. Y ahora me toca someterme a un tratamiento para matar un cáncer. 

Mayo siempre ha sido un mes muy animado en mi vida, porque entre otras cosas es mi cumpleaños. Con el panorama descrito, mi cumpleaños ya no resulta tan divertido, de hecho no es nada divertido. Bueno, el día en sí me lo pasé muy bien, porque, mi madre, a quien no le gustan los animales, a hecho el mayor acto de amor posible. Alvin está en casa. Alvin es un Bichón Maltés de dos meses que te saca una risa sin él ser consciente.

Soplé mis velas de 19 cumpleaños, y eso significa que el tiempo pasa y que sigo aquí. Es cierto, que yo, cuando salí del hospital en septiembre, tenía la esperanza de pasar mi cumpleaños en otras circunstancias. Quizá no estar 100% bien. Pero al menos esperaba ver bien, esperaba poder lavarme el pelo a gusto y no con miedo a quitarme una costra. Esperaba haber recuperado mi autonomía. Esperaba estar mejor de lo que estoy. Y esperaba no estar tan cansada.

Nada de esto se ha cumplido, pero otras tantas cosas si se han hecho realidad, entre ellas, tener un cuatro patas jugando en la alfombra.

Hay que ser fuerte. Hay que tirar para delante. No podemos mearnos en el ascensor. Aunque un día todo sea negro, al siguiente habrá color, si tú buscas la paleta. Es cierto, el cansancio está ahí, luchar cada día desgasta, y ver la luz al final del túnel no es suficiente. Quieres que la luz te encandile, no que te indique el camino a seguir.

El domingo 8 de mayo de 2022 fue mi cumpleaños. Él único regalo que me hubiese gustado tener, es que, al abrir los ojos, solo hubiese una lámpara colgada del techo, a pesar de no haber podido gozar de mi visión puedo gozar de mi vida, y eso es el mejor regalo.

Estoy cerca. No me voy a rendir ahora. No puedo mearme en el ascensor. Lo sé.

Hasta aquí mi artículo de hoy.

Gracias por leerme.

6 comentarios sobre “No podemos mearnos en el ascensor

  1. Me encanta cómo afrontas la vida mi niña,tranquila,tú saldrás de esta también ,porqué siendo tú como eres esas células amenazantes,se quedarán en eso,simple amenaza,muchísima fuerza.
    Marcos Granados

  2. Ánimo y mucha fuerza Helena!! Verás que cuando menos te lo esperas se acabará esta pesadilla cariño!!! Un beso muy grande y aquí nos tienes para lo que necesites

  3. Exactamente.. No te Puedes Mear en el ascensor.. Así que para adelante, que tu Puedes con Esto… Y con lo que se te ponga delante…
    ESTO TAMBIÉN PASARÁ
    UN BESO ENORME

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguiente entrada

Lo curioso del desconocimiento

Vie May 20 , 2022
No saber nos puede permitir enfrentar situaciones muy límites con mayor facilidad. Es lo bonito y a la vez curioso del desconocimiento.
A %d blogueros les gusta esto: